Cerrar

 
Café Kubista

Internet es un bucle

sockr

Al igual que el fenómeno de la aparición de uno solo de los calcetines después de cada lavado indica que en algún momento de la evolución biológica nos desaparecerá un pie, las tan temidas cadenas de post —el horror, el horror— aparecen en nuestra vida virtual cual pececillos de plata, anticipando una realidad muy poco emocionante: Internet es un bucle. Un bucle que a veces comienza con un señor de gafas barcelonés escribiendo un blog en anorak. Un blog que gusta mucho a los lectores que escriben en camiseta. Los de camiseta resulta que adoran a los de camisa. Y los de camisa no se resisten a nadie en anorak. Pam, un bucle, ya está, se enciende la chispa y ya está: salto base dentro del sistema, de cabeza en el diagrama Ponzi de las cadenas de posts, los Blog Hop Projects o los Liebster Awards. El horror. Los rayos de sol recortados en la persiana. El horror.

Así que esta vez no voy a colaborar. No voy a colaborar y sí voy a colaborar. No voy a sumar a más amigos a la pata floja de las cadenas de posts, pero sí voy a aguantar cierta dosis de horror. Tiraré del hilillo de la información, pero sin muchas ganas. Calculando si la gente sigue dormida. Esperando que sí.

En respuesta al proyecto titulado: «Solo para intimos, siempre para interesados, sustancial pero intrascendente», propuesto por Francesc Bon en su blog el 30 de junio de 2014. Correspondo.

Información

Sí, cuento con hija. No, carezco de señora. En su lugar dispongo de compañera. O cómplice.

Respuestas a preguntas

Una de las últimas frases que has escrito que te parezca brillante. Y, si puedes, el contexto en que la has escrito. Y si va a ser todo un párrafo, nos lo tragamos igualmente. Qué egos estos que escriben, caray.

—«A partir de ese momento, el abuelo demostró su firme voluntad de librarse de cualquier abuelo anterior. Podría decirse. También podría decirse que estableció la realización metódica de un procedimiento infalible. Sería correcto.»

¿Por qué leerte a ti y no a cualquier otro?

—¿Por qué leer?

¿Por qué escribes lo que escribes?

—¿Por qué preguntas lo que preguntas?

El proceso en el que escribes. Por favor. Sin los detalles escabrosos.

—Escribir es muy difícil, suelo aplicarme más en pensar. Primero me siento en una silla, después me clavo de cuernos, y al final pienso. Luego escribo.

(—A ver. Suelta.)

© 2017

.