Anoche recibí con ojos de susto una noticia inquietante: mi nombre aparecía, perfectamente escrito, en la lista oficial de los Liebster Awards. Aparecía una vez como primer autor de segundas lecturas. Aparecía otra vez por mi invención del biomas literario. Y para colmo de males me concedían, además, la Galita de plata por mis cambios constantes de humor.

Tras unos primeros minutos de gravedad y alarma, traté de pensar. Lo suyo sería consultar el asunto con Manuel Mistral, pensé. Ninguna realidad es anamórfica sin la opinión de Mistral. Así que incliné la espalda más que alargar el brazo, descolgué el teléfono y hablé con él. Para Manuel, la imaginación y el lenguaje desempeñan un papel determinante en los premios Liebster, aunque no conviene pensarlo mucho. Hay que ignorar las señales lánguidas de humo y prestar atención a la fumarada principal: anoche me dieron tres premios. ¡Tres! ¡A mí!

(Disculpen que no lo celebre y encamine mis gestos hacia el simple agradecimiento. Muchas gracias a Francesc Bon, Talita Traveler y The Villacresporker.) (Disculpen también que me demore un rato, las noticias inquietantes hay que difundirlas primero en Twitter, no sea que al final todo el mundo se entere por la prensa.) (A partir de aquí, esta entrada manual se convierte en automática.)

Los premios Liebster son algo que recibes, pero que a la vez tiene que otorgar. Estas son las normas…

liebster2

 

Estas son las 11 preguntas que Alex Azkona responde a Francesc Bon:

1. ¿Todo tu entorno está al corriente de que escribes un blog?

No. Resulta difícil convencer a los tuyos de que escribir en un blog es hacer algo, así que miento y digo que estoy todo el tiempo escribiendo una novela, que al menos se parece a algo.

2. ¿Has usado el blog para expresar cosas que no sueles poder expresar cara a cara o que simplemente crees que solamente el relativo anonimato y la soledad de un blog te permiten?

Yo de la gente hablo bien, excepto cuando hablo mal y entonces sufro de arrepentimiento. Sí que de vez en cuando me topo con algún idiota. (¡Huy! Lo siento.)

3. ¿Cuántas veces has pensado en abandonar el blog y cuál ha sido el último motivo por el que no lo has hecho?

¡Por favor! ¿Qué pregunta es esa? Nunca se abandona un blog. En todo caso se cambia de dirección web, que es como partir hacia el mismo lugar.

4. ¿Has pensado alguna vez en tu blog en términos mercantiles, asociándote con otros bloggers, montando negocios al estilo clásico, y finalmente descartándolo todo de golpe en base al cuento de la lechera?

¿Eh?

5. ¿Piensas que la blogosfera es, en realidad, una monumental manera de tener la cabeza entretenida, una especie de personalización absoluta de algo que no es ni TV ni chat ni relaciones personales ni referencias artísticas ni clubes de lectura sino todo a la vez?

La blogosfera es un lugar donde vivir. A la gente de la calle le puede parecer un lugar difícil, pero para los que venimos de la luna de Valencia es el lugar idóneo donde encontrar la paz de la estratosfera.

6. ¿Pensar es de izquierdas?

Por supuesto. Tenerlo pensado es más de derechas.

7. ¿Tu vida es más intensa desde que escribes un blog, o esperabas que lo fuera y no?

Alguien tendrá que decir alguna vez que un blog no cambia nada y que todo sigue igual con blog o sin blog. Pero no seré yo. Mantengo la esperanza de convertirme en alguien y que los demás no puedan.

8. ¿Acabaremos todos escribiendo blogs sobre petanca?

Acabaremos comiéndonos vivos.

9. ¿Algún post sin ninguna visita y que piensas que es muy injusto que así sea?

Casi todos, soy un cansino. O eso, o que cambio mucho de dirección web, pero algo es.

10. Situación física y emocional idónea para escribir un post. Horario, emplazamiento, compañía, ambiente general.

Si no debo dinero, ni tengo que pagar algo, y hasta me queda para mí,  entonces para qué escribir.

11. ¿Cuál es la primera lectura de la que eres consciente y el primer disco que compraste por iniciativa propia?

Las novelas «pulp» de los 60 y los 70, sobre todo Joseph Berna y Elliot Dooley. El primer disco lo compré en La Cope. Allí me colé y en su fiesta me planté, Coca Cola para todos y algo de comer… ¿Qué-me-preguntaaaabas…? Mecano, sí.

 

Estas son las 11 preguntas que Álex Azkona responde a Talita Traveler:

1. ¿Qué fuiste en tu vida pasada?

El típico tonto que vuelve.

2. ¿Cuál es tu personaje favorito (libro, cine, cómic, etc)?

Yo me levantaba todas las mañanas a entrenar como Rocky Balboa y subía corriendo las escaleras del Museo de Arte de Filadelfia, en Filadelfia, Pensilvania.

3. ¿Cuál fue el peor libro que leíste?

Soy un escritor frustrado, de José Ángel Mañas

4. ¿Estamos solos en el universo?

Tú no.

5. ¿Cuál es la manía más ridícula que tenés?

Me hago el rizo. (Con el dedo índice trazo un movimiento en espiral sobre la coronilla, logrando en el acto un rizo espectacular, y con posterioridad un enredo o nudo.) (Más bien trazaba. Y lograba.)

6. ¿Cuál era tu dibujo animado preferido?

Mazinger Z, pero el original, el del planeador abajo.

7. ¿Para qué tenés muy mala memoria?

No lo recuerdo.

8. ¿Cuál es el dios más molón/el que más te gusta?

Mecagüen.

9. ¿Hay algo mejor que andar en pelotas por tu casa en verano?

Saberte espiado por un chino. O por un estadounidense.

10. ¿Cuál es tu comida favorita?

Papas con mojo.

11. ¿Qué hay después de la muerte?

La típica pregunta trampa.

 

Y estas son las 11 preguntas que Álex Azkona responde a The Villacresporker:

1. ¿Cuáles fueron los motivos que te impulsaron a publicar en tu blog por primera vez?

El único motivo serio fue dejar escapar los textos alegremente.

2. ¿Publicaste en papel algo de lo que hayas escrito? Si no, ¿tenés aspiraciones de hacerlo?

Gané un buen número de premios literarios que ya no recuerda nadie, excepto mi padre. Mis aspiraciones son más de aspiradora. O no.

3. ¿Cómo quién te gustaría escribir?

Me gustaría escribir un cuento «potuso» con Talita Traveler. Lástima de su Axel Rose, un tipo barbudo y con gracia, muy pulcro, agradable incluso.

4. ¿Cómo te gustaría que te recuerden?

Con una sonrisa.

5. ¿A qué cuestiones renunciarías con tal de poder continuar escribiendo y a cuáles no?

Una pregunta de champions league cuando estoy en Segunda División literaria denota una falta total de interés en este autor y su obra.

6. ¿A quién no le crees nada y a quién le crees ciegamente?

Me cuesta creer. Soy más de sospechar.

7. ¿Cuán extraño te resultaría encontrarte con un blogger que no conocías personalmente en la vida real?

Los amigos dejan de ser amigos cuando al caminar se van acercando y comprueban con sus propios ojos lo que parecía imposible.

8. ¿Qué opinas de quienes opinan sobre cualquier cosa sin saber de aquello que están opinando?

Que más triste es robar.

9. ¿Con qué frecuencia bailas o cantas en público?

Con una baja frecuencia.

10. ¿Alguno de los que están respondiendo es un bot?

El robot generador de captchas de Francesc Bon anda siempre por ahí, si te refieres a eso.

11. ¿Qué pregunta te hubiera gustado que te hiciera y no te hice?

La pregunta del millón. (Cuya respuesta es: Sí.)

 

Estos son los 11 blogs a los que premia Alex Azkona. Hay alguno ilustre, no se sabe cuál.

(Las notas al pie también son automáticas.)

La menor intención
Mis andanzas por el mundo
Cuaderno de frases encontradas (1)
Así en abstracto (2)
El ayudante de vilnius
El Panaóptico (3)
Francesc Bon
Sombras de Neón
El blog de Mobas (4)
Esto escribe Germán
Tongaine

(1) A Juan Berrio le está permitido responder en su blog de autor

(2) Sus seguidores se merecen un post. O al menos otra foto.

(3) Volvé.

(4) Parecía increíble pero ha llegado usted hasta aquí, ¡con la de trabajo que tiene!

 

Y estas son las 11 preguntas que Álex Akona les hace:

1. ¿Cuándo caíste en la cuenta?

2. ¿Quién te enseñó a planchar así?

3. En un sándwich: ¿Mayonesa, lechuga y tomate, o mayonesa y cierra la nevera que se estropean la lechuga y los tomates?

4. ¿Te ha entrado hambre?

5. ¿Comes a menudo y engordas o por el contrario comés de a poco y engordás?

6. ¿Te imaginas la vida escribiendo bien o te conformas con escribir como ahora?

7. ¿Tienes ganas de hacer algo diferente pero siempre acabas igual?

8. ¿Se puede partir hacia el mismo lugar?

9. ¿Te disculpas con la gente por no saludar y además mientes diciendo que estás pensando en una novela, cuento o entrada?

10. ¿Te inventas incluso un título y un argumento?

11. ¿Son con frecuencia mejores (los títulos y los argumentos) que los de verdad?

#

10/03/2013

Comments

1. ¿Cuándo caíste en la cuenta?
Demasiado a menudo, por cuestiones meramente profesionales. En lo personal, suelo no enterarme de nada, eso sí, tan ricamente.
2. ¿Quién te enseñó a planchar así?
Soy un autodidacta compulsivo. Con la prueba test-error se va la mar de bien por la vida.
3. En un sándwich: ¿Mayonesa, lechuga y tomate, o mayonesa y cierra la nevera que se estropean la lechuga y los tomates?
Odio la lechuga iceberg. Para eso me tomo un vaso de agua y no hace falta masticar. Ojo con la mayonesa: la salmonella está al acecho.
4. ¿Te ha entrado hambre?
Siempre tengo hambre a esta hora. No te atribuyas falsos méritos.
5. ¿Comes a menudo y engordas o por el contrario comés de a poco y engordás?
Ni una cosa ni la otra.
6. ¿Te imaginas la vida escribiendo bien o te conformas con escribir como ahora?
Tengo que hacer un régimen de paréntesis, de subordinadas, y de polisílabas, y de adverbios acabados en mente. Soy un mentalista. Wow.
7. ¿Tienes ganas de hacer algo diferente pero siempre acabas igual?
Soy un hombre de costumbres: aunque he de admitir que los horarios dejan escaso margen, el ocio me lo he organizado de una manera realativamente satisfactoria.
8. ¿Se puede partir hacia el mismo lugar?
Einstein dice que sí. No pienso discutir con un señor tan listo y gracioso.
9. ¿Te disculpas con la gente por no saludar y además mientes diciendo que estás pensando en la novela?
Me disculpo porque no conozco a nadie, no retengo las caras. Todo el mundo dice que soy un fatal fisioterapeuta.
10. ¿Te inventas incluso un título y un argumento?
Siempre es Estrella distante y el rollo de Wieder/Ruiz Tagle. Así prefieren que de ese momento en adelante no les salude.
11. ¿Son con frecuencia mejores (los títulos y los argumentos) que los de verdad?
Con frecuencia no: siempre. Soy un genio de los títulos, tras los cuales suele no haber nada.

Preguntitas, Álex, preguntitas.

Andás rapidísimo, Francesc, cuesta abajo y sin frenos, al quite, con una mano en la Blackberry (a veces el Iphone) y la otra sobre la verja implacable del tiempo.

Aunque sea un par de días más tarde, aquí estoy para contestar tus preguntas (cierta persona que ha tenido a bien contestar antes que yo también me otorgó el premio en su día…). ¡Allá voy! (No esperéis una gran originalidad por mi parte):
1. ¿Cuándo caíste en la cuenta?
Como si miráis la definición de torpe en el diccionario aparece mi foto directamente, puedo «caer» en cualquier sitio en cualquier momento. Incluso en la cuenta…
2. ¿Quién te enseñó a planchar así?
¿Si os digo que planchar me relaja me cascáis? No lo suelo hacer a menudo, pero es una de las pocas tareas del hogar que no me importa hacer…
3. En un sándwich: ¿Mayonesa, lechuga y tomate, o mayonesa y cierra la nevera que se estropean la lechuga y los tomates?
Mayonesa, lechuga y tomate… Comme il faut… Faltaría más.
4. ¿Te ha entrado hambre?
No. Además, me acabo de tomar un café. Si soy sincera, me tomaría otro, pero no tengo nada de hambre. ¿Me ibas a invitar a cenar o algo?
5. ¿Comes a menudo y engordas o por el contrario comés de a poco y engordás?
Me encantaría oírte enunciar esta pregunta en voz alta…
6. ¿Te imaginas la vida escribiendo bien o te conformas con escribir como ahora?
Vale, esta respuesta va muy en serio. Ayer pasé la tarde con dos monstruos de la literatura (qué buenos son) y estoy en plena crisis existencial. ¿Me debería dedicar a esto? ¿No? ¿Me lanzo a la piscina del todo o me conformo con meter la puntita del pie? ¡Ay, dudas!
7. ¿Tienes ganas de hacer algo diferente pero siempre acabas igual?
No, la verdad es que, cuando quiero hacer algo diferente, lo hago. Ventajas de la flexibilidad absoluta de la que disfruto en mi trabajo.
8. ¿Se puede partir hacia el mismo lugar?
Sí, n veces además…
9. ¿Te disculpas con la gente por no saludar y además mientes diciendo que estás pensando en la novela?
Suelo ir mucho en mi mundo y a veces me despisto… Una no puede ser perfecta. 😉
10. ¿Te inventas incluso un título y un argumento?
Rara vez. Quizá estoy mintiendo ahora mismo…
11. ¿Son con frecuencia mejores (los títulos y los argumentos) que los de verdad?
Depende de qué novela te cuenten por ahí…

Eso es fácil de arreglar. Existe un protocolo de actuación entre los servicios de espionaje de la Ertzaintza y de los los Mossos. Es muy poco conocido pero efectivo. En señal de buena voluntad, desvelaré el primer nombre en código: empieza por Ivan y termina por Repila. El segundo te va a costar un jamón gerundense. Es la costumbre. (Los.vascos.en.circunstancias.similares.solemos corresponder.con.antxoas:las.tenemos.más.a.mano.)

😀

¡Qué sabio eres, Álex! Os queda el otro, que, para dar alguna pista, os diré que es una mujer… (seguro que ya sabéis quién es, no tenéis que indagar mucho porque quedamos el otro día públicamente por Twitter). 😉

Mecano??? De verdad???? OMG.

Oiga, ya se lo he dicho. en el momento menos pensado escribimos alguna potusidad juntos. (Por cierto, Axel es barbudo y gracioso, pero de pulcro y agradable tiene poco. Esperá a que se entere que le decís “Rose” nomás).

Me encantó uno de tus premiados, el “Cuaderno de frases encontradas”. Delicioso!

Salú!!

Pues sí que es raro su consorte el señor Rose. Odia a Casciari, no le gusta Axel Rose… Qué le gusta a ese hombre, hostia, no parece de este mundo. «El cuaderno» es de Juan Berrio, le sigo hace tiempo, es magnífico. Gracias por echar flema, «blogamiga».

Juegos de rol, eso le gusta al marido. Y todo lo que sea geek, ñoño o zombie. Es especial. Igual con lo de “Axl Rose” o simplemente “Axe” (sí, el desodorante) le doy la razón: la gente puede llegar a ser muy hinchapelotas. Yo tengo más suerte, no todo el mundo conoce a la mujer de Dalí.

Abrazo!

Comments closed