—Mira, las flores de ayer: huele.
—Hombre, huelen a muerto.
—¿Hombre?
—Hombre, yo las arranqué, tú las guardaste y se te olvidaron.
—¡Hombre!
—Hombre, mujer, tú ya me entiendes.

Martirimonio: La serie