azkona-min

*Escrita por Manuel Mistral

Érase una vez Álex Azkona, que nació en Barakaldo (Bizkaia) en junio de 1971 y que es ɹoʇıɹɔsǝ y ɐʇsıpoıɹǝd. Nótese que ha recibido numerosos premios literarios que ya no recuerda nadie, excepto su padre. Explíquese que tras su paso por la agencia Vascopress, en 2000 lo abdujo un señor de IKEA. Aclárese que no murió de acontecimiento. Refiéranse dos publicaciones:  «Cuentas cuentos» y «La mano inquieta» (Norte, 2001). Demuéstrese que 2002 y 2003 se los pasó pensando en sueco y dejó de escribir. Coméntese que en 2004 se instaló por su cuenta, hasta 2010, año en el que, inmerso en el devenir de los hechos, repartió todos los tiestos del pasamanos. Dígase así y dígase con el único proposito de justificar la historia. Que se pueda contar que en julio de 2011, tumbado en una playa del mediterráneo catalán, el mismo Álex Azkona pensó, tal vez exagerando, que ya había hecho el ridículo en todos los lugares expuestos del planeta. Que quizá fuera el momento de tener un blog. No un momento ideal, pero sí uno adecuado. Muéstrese entonces su foto y detállese el preciso instante en el que adquirió un portátil, lo acarició, lo encendió con mimo, respiró, y al final, la literatura en vilo, lo apagó.

Grítese que así nació Café Kubista, el blog, pero adviértase que solo sobre el papel. Explíquese que cuando un portátil es nuevo hay que descargar dos veces la batería, todo el mundo lo sabe. Termínese asegurando que no hay maldad en el tipo de la foto. Fíjese su residencia actual en Zaragoza, donde pasa calorcito en verano y fresquito en invierno. Menciónese que colabora en diferentes medios de comunicación y que, para colmo, trabaja todo el día como un loco en sus libros de cuentos y en sus malditas novelas. Déjese para el final alguna nota o aclaración.

(Si alguna vez vuelan a Praga, pregunten por él. A veces está. Pueden encontrarlo en el Grand Café Orient [Ovocný trh 19, Staré Mesto; Abierto: 9-22 Lunes-Viernes, 10-22 Sábado y Domingo], el único café cubista de Praga. El Orient fue diseñado por Josef Gocár y refleja el cubismo hasta en sus más mínimos detalles. Estuvo cerrado desde 1920, pero en 2005 fue reformado y abierto al público. Pregunten. La calidad del café es discreta y las copas económicas pero, vaya, lo que empezó siendo un blog puede convertirse en una conversación interesante.)

Mail