La vida real presenta una realidad muy triste. Mejor caer en un ejercicio de imaginación, recurrir al silencio editorial y a la vida furtiva, permanecer invisible. Que la gente rara sea mi gente: Bolaño, Tabucchi, Ynoub, Fresán… Ver pasar el tiempo, lanzar cuatro o cinco libros significantes, sumar unos textos de interior, reinventar los microtextos macro. Y, mientras tanto, ni mu.

Atajos:   Café Kubista  |  Singular compuesto  |  Manuel Mistral